sábado, 4 de junio de 2016

¡Alí... bumayé! Se fue un grande de los cuadriláteros y de la lucha contra la guerra de Vietnam

Miembros del ejército llevándolo a comparecer por su negativa a combatir.

Ali bumayé era la expresión con la cual los seguidores del boxeador Muhammad Ali o Cassius Clay, animaron a su ídolo en Zaire, en el año 1974, durante el combate contra George Foreman, cuya victoria le devolvió el título de campeón mundial de los pesos pesados.
En lingala, uno de los idiomas del Congo, esto significa literalmente “Ali mátalo”. Con este eslogan y una comunicación cargada de ideología, el boxeador más genial de todos los tiempos consiguió el apoyo del numeroso público que estuvo pendiente del acontecimiento en todo el mundo.
Detrás de la consigna estaba la lucha de clases, ya que los negros pobres admiraban a Muhammad Alí debido a su decisión de negarse a combatir en la guerra de Vietnam "¿Por qué debo ir a matar a esa gente... si ellos nunca me han llamado negro"?, dijo. /  Esta actitud valiente le valió una condena judicial y la suspensión de su licencia de boxeador durante varios años, perdiendo la posibilidad de boxear en el momento de mayor plenitud física y mental.
"¿Por qué me piden ponerme un uniforme e ir a 10.000 millas de casa y arrojar bombas y tirar balas a gente de piel oscura mientras que los negros de Louisville son tratados como perros y se les niegan los derechos humanos más simples?” /  “No voy a ir a 10.000 millas de aquí y dar la cara para ayudar a asesinar y quemar a otra pobre nación simplemente para continuar la dominación de los esclavistas blancos".
Alí expresó a toda una generación de jóvenes estadounidenses que se rebelaron contra la guerra, organizando movilizaciones multitudinarias que ayudaron a los vietnamitas a derrotar, por primera vez en su historia, a las fuerzas armadas más poderosas del mundo. /  Por lo tanto merece nuestro más sincero y profundo homenaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario