martes, 21 de junio de 2016

¿Giro a la derecha o cambio favorable en las relaciones de fuerzas?

La caída de los gobiernos populistas marca el rumbo de la lucha de clases en Latinoamérica.
Los gobiernos populistas de Brasil, Argentina y Venezuela fueron reemplazados -o están cerca de hacerlo- por sectores ideológicamente más de derecha, como Macri y Temer, una dinámica que marca el futuro inmediato del resto del continente. /  Para algunos analistas “progresistas” o de izquierda, se estaría produciendo un notable “giro a la derecha” de la situación política, lo tanto un cambio en la relación de fuerzas entre las clases favorable a la burguesía y el imperialismo.

Sin embargo, más allá de la ideología de los nuevos gobernantes o de quienes se preparan para hacerse cargo del poder, lo que sucede no está signado por las intenciones de quienes están reemplazando o reemplazarán a los gobiernos “nacionales y populares”. /  El populismo está cayendo por peso propio debido al fracaso de sus planes, ya que no pudieron resolver la crisis provocada por el retroceso de los precios de las materias primas y la economía china, principal compradora de granos, petróleo y demás commodities.
El resultado de estos cambios, lejos de fortalecer a los regímenes democrático burgueses de cada uno de los países en donde se produjeron, los debilitó cualitativamente, empujando el ascenso y la radicalización de las luchas de los trabajadores y los pueblos. /  Es que la combinación entre crisis, derrota populista, debilidad institucional y ajustes brutales incentivó la resistencia de las masas, que están a la ofensiva y en mejores condiciones para derrotar los planes económicos de la “derecha”.
Los Macri, Temer o un eventual ejecutivo comandado Capriles o algún personaje parecido, durarán lo que un suspiro en términos históricos, ya que se avecinan nuevas y poderosas rebeliones, que darán por tierra sus intenciones de perpetuarse en el poder. /  Los métodos represivos que estos ensayen no servirán para frenar la fuerza arrolladora de la clase trabajadora y el pueblo, que en América Latina está acostumbrada a desembarazarse de gobiernos ajustadores, aún de otros mucho más fuertes que los actuales.
Frente a esta perspectiva, lo más seguro es que aparezcan gobiernos mucho más “rojos” que los anteriores, similares a los viejos Frentes Populares que involucraban a partidos y personalidades que hablaban en nombre del Socialista y de la izquierda obrera. /  La burguesía se valdrá de engaños más sofisticados que los que montó a través de los “Socialistas del Siglo XXI” y otros engendros. Tampoco hay que descartar profundas modificaciones hacia el interior de los actuales regímenes, de manera de potenciar las trampas “izquierdistas”. (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario