jueves, 30 de junio de 2016

La izquierda debe dejar de ir detrás de los acontecimientos y la burocracia

Luego de seis meses en el poder, Macri y sus secuaces continúan tratando de profundizar el Plan de Ajuste y Saqueo ordenado por los monopolios internacionales, la misma política que, de ganar, habría llevado adelante Scioli y el Frente Para la Victoria.


Es que la crisis del sistema capitalista, inmerso en una profunda recesión internacional que no deja títere con cabeza, obliga a los representantes de burguesía -tengan el color que tengan- a aplicar esta receta, que es la única que conocen para este tipo de situaciones.
Esto significa darle una nueva y brutal vuelta de tuerca a la súper explotación obrera, cesantear la mayor cantidad posible de personal, aumentar las tarifas y los precios e intensificar la entrega de los recursos a las grandes corporaciones imperialistas. /  Sin embargo, la clase trabajadora -encabezada por los estatales, que han sido los primeros en sufrir el ajuste- salió a defenderse “como gato panza arriba”, asumiendo que no debe suceder lo mismo que en 2001, cuando millones pasaron a engrosar las filas de la marginalidad.
La feroz resistencia obrera impidió que Macri cesanteara la cantidad de trabajadores que pretendía, tanto en el Estado como en el ámbito privado. Por eso está apretando con la herramienta que más resultado le está dando: la disminución del poder adquisitivo con  tarifazos e impuesto inflacionario. /  Para eso cuentan con los servicios de la burocracia sindical, que mayoritariamente se dedica a frenar las luchas sectoriales y, principalmente, que no se lleve adelante el cada vez más necesario Paro Nacional. ¡Saben, mejor que nadie, que este podría ser el prolegómeno del Argentinazo! (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario