viernes, 29 de julio de 2016

Cresta Roja: un paso adelante, pero hay que seguir peleando para conseguir la reincorporación y efectivización de todos


El día Jueves 28 decenas de trabajadores de la quebrantada Cresta Roja se volcaron a los portones de los dos establecimientos, exigiendo la vuelta al trabajo con bloqueo de portones.  En Planta Dos, a partir de las cuatro de la mañana, los compañeros cortaron el paso de los tres portones  paralizando la producción, que sólo pudo sostenerse hasta las nueve de la mañana.

La simpatía de los trabajadores de adentro eran enorme, por eso se fueron arrimando a los portones de a grupos, saludando a sus compañeros. Lo mismo pasó a la salida, donde se multiplicaron las charlas y los saludos de aliento.   “Si yo fuera uno de ustedes, haría lo mismo" era una de las frases más escuchada, junto a otras, como “no aflojen, que todos tenemos que volver" o “hagan fondo de lucha, que nosotros los vamos a bancar".

Mientras tanto, en Planta 1 -asamblea mediante- la producción se paró desde las 9,30, generándose una solidaridad muy grande entre los compañeros que estaban trabajando. Esto obligó a la patronal a bajar y comprometerse a una nueva reunión para el jueves, de manera de informar sobre una probable contratación.  En Planta 2 ni los dueños ni la comisión interna aparecieron, lo cual tensó la situación, a tal punto que los compañeros estaban dispuestos a pasar la noche acampando en los ingresos. La llegada de uno de los jefes de Ovoprot comprometiéndose a firmar contratos para el otro día permitió la liberación de los bloqueos.

Por esa razón, durante el día de hoy –viernes 29- el establecimiento se llenó de trabajadores que exigían volver a sus puestos, obligando a los empresarios a firmar contratos con fecha de ingreso para el próximo 20 de agosto. En principio no querían ponerle fecha a estos.   Recordemos que los compañeros que volvieron a trabajar -unos 900 en las dos plantas y cerca de 200 en incubación- están haciéndolo con contratos precarios de tres meses de duración, con reducción salarial y sin reconocimiento de su antigüedad.

Aunque este ha sido un primer paso ganado -que todavía no cuenta con la firma del síndico- por la lucha y la decisión de continuarla hasta las últimas consecuencias, no hay “que dormirse en los laureles”, sino todo lo contrario. ¡Hay que exigir que cumplan, en camino a imponer la efectivización de todos los compañeros!  Este paso adelante se conquistó gracias, también, a la enorme unidad que comenzó a desarrollarse entre los que están adentro y quienes están todavía afuera, demostrando que existen condiciones excepcionales para dar una gran pelea por todo lo que falta ganar: pagos adeudados, incorporación sin condiciones, recuperación del nivel salarial, etc.

Las herramientas para esto continúan siendo el paro, los piquetes y las asambleas democráticas, que tienen que volver a ser moneda corriente, de manera de acabar con las listas negras, ya que hay compañeros que estuvieron en la lucha y fueron borrados de la plantilla laboral.  En los próximos días, cuando culmine la feria judicial probablemente se active el proceso de venta de la empresa, cuyo principal candidato a comprarla es la actual operadora Ovoprot, que tiene fuertes vínculos con Macri y su gobierno. ¡Las asambleas tienen que resolver enfrentar cualquier maniobra patronal! patronal.

Desde Convergencia Socialista de Combate continuaremos apoyando a los compañeros de Cresta Roja como lo venimos haciendo desde el primer día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario