viernes, 15 de julio de 2016

El cacerolazo multitudinario expresó las grandes condiciones que existen para que la izquierda lidere la resistencia

El “cacerolazo” del 14J marcó un antes y un después en la realidad política nacional, ya que cientos de miles de personas marcharon hacia el Obelisco y las plazas de las localidades más importantes del país, agitando contra el tarifazo y el plan de ajuste de Macri. /  Los trabajadores y el pueblo ganaron las calles, comenzando a gestar una dinámica que, más temprano que tarde, desembocará en nuevos paros nacionales y puebladas. Por lo tanto la relación de fuerzas se modificó sustancialmente a favor de “los de abajo”.

Muchas organizaciones K no estuvieron, y si marcharon se diluyeron entre los manifestantes o lo hicieron con un perfil muy bajo debido a la política de Cristina, que no promueve la movilización, y a la crisis de ese espacio, golpeado duramente por los escándalos de corrupción. /  Esta situación y la simpatía con que los vecinos/as recibieron a la militancia revolucionaria, pone de manifiesto la gran oportunidad que tiene la izquierda de disputar la dirección de la resistencia obrera y popular contra el gobierno, organizando las luchas parciales, exigiendo el Paro Nacional y promoviendo el Argentinazo para acabar con Macri y su banda.  (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario