jueves, 4 de agosto de 2016

El gobierno compró a los burócratas sindicales para frenar la reapertura de las paritarias

Macri con los dirigentes sindicales traidores, comprándolos
por los miles de millones de dólares que les entregó para las
"Obras Sociales". ¡Hay que pasarlos por encima...!
¡A pelear, con los dirigentes a la cabeza o con su cabeza!

Casi al mismo tiempo que el gobierno les entregaba miles de millones de pesos a los sindicalistas vendidos de las CGTs,  su jefe de gabinete -Marcos Peña- anunciaba que “no existía ninguna posibilidad de reapertura de las paritarias”.
Con los burócratas comprados por Macri y su banda, los trabajadores quedamos ante una disyuntiva: ¡O los pasamos por encima para pelear por la reapertura de las paritarias, ya que la inflación nos reventó el poder adquisitivo- o agachamos mansamente la cabeza!
En ese sentido, las organizaciones combativas y de izquierda, que organizaron una marcha a Plaza de Mayo para el próximo 9 de agosto, debe dejar de vacilar y ponerse al frente de los reclamos obreros y populares, impulsando desde las bases un Plan de Lucha contra el Ajuste.
Sin la conducción efectiva de los grandes sindicatos no existen posibilidades de convocar inmediatamente a la Huelga General. Pero sí se puede construirla desde abajo, organizando cortes de ruta y bloqueos a los parques industriales, marchas y paros en distintos gremios, como docentes, SUTNA, estatales, etc.
Condiciones para avanzar en ese sentido sobran, como lo demuestran los multitudinarios cacerolazos y el último docente, que aunque fue convocado por la izquierda fue contundente debido a la enorme bronca de los trabajadores de la educación bonaerense.
Para esto, las conducciones gremiales combativas y los partidos de izquierda deberían convocar a un Plenario Nacional o Congreso de Trabajadores y Trabajadoras que discuta y resuelva el Plan de Lucha, haciendo efectivo ese viejo dicho: “A luchar… con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario