miércoles, 5 de octubre de 2016

Colombia: derrota del pacto contrarrevolucionario impulsado por Obama, el Papa, los hermanos Castro y el presidente Santos

Por Juan Giglio

Para comprender el triunfo del NO en ese país debemos partir de un análisis que vaya más allá del mismo, analizando la relación de fuerzas entre las clases a nivel continental y mundial, como así también las políticas de los principales involucrados en las “Negociaciones de Paz de la Habana”, que son Obama, los hermanos Castro, el Papa Bergoglio y el presidente colombiano, Santos. /  A diferencia de quienes dicen que el resultado forma parte de un proceso reaccionario, afirmamos que nada tiene que ver con esto, sino todo lo contrario, ya que la situación mundial no solo es revolucionaria, sino que lo ocurrido reafirma ese análisis. ¡No fueron derrotados los trabajadores y el pueblo sino dos de los principales dirigentes del imperialismo: Obama y el Papa Bergoglio, que se jugaron a imponer un acuerdo de características reaccionarias! (Leer Las FARC se rindieron)

Una situación revolucionaria, que se profundiza

El ascenso de las luchas, la crisis de la economía global y la ausencia de una burocracia capaz de frenar los procesos insurreccionales -como el stalinismo de postguerra- definen a la actual Situación Revolucionaria Mundial. A estos elementos hay que agregarle otro que los potencia, como es el quiebre en las alturas de la principal potencia imperialista, ya que un sector de los republicanos se está enfrentando militarmente, en Medio Oriente, contra los demócratas comandados por Obama. 

Los republicanos de John Mc Cain, ligados al “complejo militar industrial” y al ala más reaccionaria del AIPAC -lobby sionista yanqui- están detrás del "eje sunita", conformado por Arabia Saudita, Qatar y Turquía, a través del cual la monarquía árabe está encarando una brutal “guerra de precios” para sobrevivir a la recesión mundial que obliga a los capitalistas a pelearse entre sí para quedarse con una porción de la torta, que se achica al compás de la crisis. (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario