sábado, 22 de octubre de 2016

Homenaje a Mariano Ferreyra... ¡Troskos de "mierda"!

Nota publicada por el sitio Panamá, "no todo es política"


Son obstinados y trágicos. Suelen tomarse en serio lo que dicen y lo que hacen. A veces, demasiado en serio. Si no están con los suyos, pueden ponerse a la defensiva. Desde hace casi cien años, parecen francamente hinchapelotas. Tienen esperanzas. Aunque el mundo se obstina en no darles la razón, ellos creen estar en posesión de la verdad. Parecen exóticos y delirantes. Muchas veces… son exóticos y delirantes. Hablan de la revolución social. Alzan los puños y las banderas rojas. Marchan por y con los obreros. Algunos, claro, son obreros. La palabra “burgués” los enloquece. La palabra “proletario” los emociona. Aunque parezcan raras avis, no son distintos a usted y a mí. Ellos también sonríen y aman. Bailan y beben. En definitiva, viven. Ellos quieren creer y creen.  Cuentan con una fe inquebrantable en León Trotsky, revolucionario soviético de barba chiva. Judío cosmopolita y elegante.

Lo dicen con orgullo: “Es el hombre que hubiese podido fundar un mundo nuevo”. Tienen sobre sus espaldas el peso de su derrota. De todas las derrotas. Fue asesinado por el estalinismo por decir la verdad – gritan, ante ciudadanos que apenas saben quién fue Stalin y quien fue Trotsky. No olvidan que un día, en el exilio en México, un esbirro del régimen soviético golpeó la cabeza más rebelde con un picahielo para aniquilar la revolución. Pero tampoco olvidan que la revolución no depende de un hombre y que no pudieron aniquilar nada.  A diferencia de otras izquierdas, ellos son internacionalistas. Así haya dos o tres de ellos en el rincón más lejano del mundo, lo considerarán un compañero. En sus casas suele haber un colchón para el forastero que pretenda alzarse contra el poder. Mientras otros juegan un picado o se besan furiosamente en la plaza, ellos hacen su “plenario” un día domingo. Discuten como será el mundo nuevo. Discuten como lo crearán de las entrañas del viejo. Discuten, discuten, y discuten. Son troskos. (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario