jueves, 6 de octubre de 2016

Colombia: ¡Por una Asamblea Constituyente, libre y soberana!

La "paz" que pretenden Obama, Santos, Castro y el Papa es la paz para los monopolios.
Por Juan Giglio

La derrota del proyecto pergeñado por el imperialismo, la Iglesia Católica Apostólica y Romana, el presidente en ejercicio de Colombia y los hermanos Castro, no significa ningún giro a la derecha de la situación en ese país, ni mucho menos del resto del continente, ya que más allá de que un sector de la derecha votó por el No, una gran mayoría del pueblo trabajador rechazó al Sí. Coincidimos con la Lit/Ci, cuya página dice que “El triunfo del NO es el resultado de la combinación del desprestigio y repudio que una parte importante de la población mantiene contra las FARC, y del profundo malestar de sectores de la población que sufren a diario la miseria, el desempleo y la desigualdad, y que no ven que los Acuerdos de La Habana mejoren su situación.”

La derrota de la "Pax Cubana" liderada por Obama va en el mismo sentido que los fracasos de Ginebra y los acuerdos de “cese del fuego” para Sira, donde nadie respeta nada, porque nadie tiene la autoridad ni el poder suficiente para imponer ninguna política que vaya en contra de los deseos del movimiento de masas, que de conjunto no está en retroceso, sino en claro y radicalizado ascenso. Aunque la derrota del Sí pueda fortalecer, coyunturalmente, a los más reaccionarios, es “un salvavidas de plomo” para estos, porque la crisis y el ascenso proletario los condicionará a la hora de intentar aplicar sus políticas. Algo parecido a Argentina o Brasil: ¡Nadie duda de las intenciones de sus presidentes, pero no pueden consumarlas porque la relación de fuerzas les es adversa! (Leer todo)

No hay comentarios:

Publicar un comentario