martes, 25 de octubre de 2016

Repudiamos la brutal represión contra los choferes de La Plata

Por Carlos Amarilla

En el marco del conflicto que desde hace varios días viene afectando a la Línea Este y a la 520 de La Plata, fuerzas policiales desalojaron -por orden de la Justicia- el predio de ruta 11 que tiene la empresa y que los choferes habían ocupado; el operativo se desarrolló en medio de una gran tensión. El operativo, que incluyó el lanzamiento de gases lacrimógenos y balas de goma, significó el arresto momentáneo de 20 trabajadores, que fueron trasladados a la comisaría tercera. A la noche se organizó un corte en 7 y 50 para exigir la liberación de los detenidos, que finalmente ocurrió. La Multisectorial de La Plata, Berisso y Ensenada encabezó esa convocatoria.

Las organizaciones que se movilizaron hicieron responsables de la integridad de los trabajadores y de sus familias al intendente de Cambiemos Julio Garro y a la gobernadora María Eugenia Vidal, que junto al empresario Osmar Corbelli atentaron contra los derechos de los trabajadores. La burocracia de la UTA avaló los despidos sin llamar a la solidaridad y coordinación con los choferes de las demás líneas, además de permitir el reemplazo de los micros en huelga con unidades de otras empresas y con choferes adicionales. Por eso, cuando comenzó a circular la versión de que se paralizarían las líneas platenses, los dirigentes del gremio salieron a desmentirlo. Desde Convergencia Socialista de Combate apoyamos esta justa lucha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario